25Ene

¿Es posible perder peso manipulando el pH del organismo? Eso es lo que afirma la llamada dieta alcalina. ¿Has escuchado sobre ella alguna vez? En este artículo verás en qué consiste esta dieta, los peligros que conlleva y la alternativa más viable para ti. 

¿Qué es la dieta alcalina?

Una dieta alcalina es un programa de alimentación que prioriza el comer alimentos con altos contenidos de alcalinidad con la intención de provocar en el organismo un aumento del pH lo cual evitaría que algunas enfermedades se desarrollen, a la vez que minimiza los efectos de las que ya se tengan. 

La teoría sostiene que es posible manipular la acidez del organismo a placer en lugar de dejar que sea este mismo quien maneje los rangos óptimos de pH. Esto se lograría al comer un 80% de alimentos alcalinos netos y un 20% de acidificantes y neutros. 

La popularidad de esta dieta se debe al uso por parte de algunas celebridades y a que su eficiencia en cuanto a aumentar el pH del organismo es verídica, sin embargo, la idea de que esto previene enfermedades sigue en tela de juicio por falta de estudios que avalen tal afirmación, mientras que, como contrapeso, están sus efectos negativos confirmados, pues suprimir el consumo de otros grupos alimenticios indudablemente crea déficit en el organismo. 

Alimentos permitidos en la dieta alcalina

La dieta alcalina se compone de dos grupos de alimentos diferenciados por alcalinidad y acidez, como ya dijimos 80% y 20% respectivamente. Hablemos primero de los alcalinos, estos pueden ser:

  • Leche y algunos derivados, como el yogurt
  • Zanahorias
  • Hortalizas verdes
  • Almendras
  • Aguacate
  • Papa
  • Plátano

Por supuesto, estos no son todos los alimentos alcalinos netos, pero esta lista engloba los más genéricos y marca una guía de qué otros más se pueden incorporar. Como ya mencioné, estos representan el 80% de la dieta. 

La otra parte de la dieta son los alimentos ácidos, que pueden ser:

  • Frutas cítricas: naranjas, limón, piña, fresas, etc. 
  • Carne roja y pescados
  • Huevos
  • Vinagre
  • Mariscos
  • Hortalizas ácidas
  • Miel
  • Vinos y licores dulces
  • Quesos añejados
  • Cereales y sus derivados como el pan y las pastas

Estos alimentos corresponden a la proporción del 20% que debe consumirse. Y, como es evidente, son más variados que los alcalinos, lo que hace que la dieta sea más llevadera. 

Alimentos prohibidos en la dieta alcalina

Aunque existen discrepancias respecto a cuáles son los alimentos prohibidos en la dieta alcalina, se debe tomar como principio que la idea es reducir la acidez y aumentar el pH por lo que no hay alimentos específicos que sean contraproducentes, más bien se trata de mantener inclinada la balanza hacia los alimentos alcalinos. 

De forma que podemos concluir que todos los alimentos ácidos enlistados antes entran en la categoría de “prohibidos” solo con el atenuante de que es en el sentido de un consumo excesivo. 

No obstante, se debe destacar que entre algunos de estos alimentos ácidos existen algunos que son incompatibles con la dieta por su ineficacia con el propósito de controlar el pH, entre ellos está, por ejemplo, el tomate. 

Mitos y verdades sobre la dieta alcalina

La dieta alcalina está rodeada de algunas historias fantásticas y otras que son científicamente ciertas. Estar claros en cuáles son verdad y cuáles no lo son, evita poner en riesgo la salud así como gastar dinero en un plan ineficaz. 

La dieta alcalina es efectiva para la reducción de peso en algunos casos. Esto porque minimiza la ingesta de azúcares y edulcorantes artificiales que se acumulan como tejido adiposo incrementando el peso; además, también es cierto que incrementar el consumo de alcalinos aumenta el pH del organismo. 

En contraposición, sí es un mito el que previene enfermedades, de hecho, ya que se abstiene de algunos carbohidratos y nutrientes es contraindicada en algunos casos, como el embarazo y en caso de personas que sufren de diabetes y quienes tienen deficiencias de calcio. Es por eso que no se puede realizar esta dieta sin supervisión de un asesor nutricional. 

Por último, vale decir que esta dieta favorece la digestión gracias a las verduras y hortalizas que aportan enzimas y otros nutrientes al sistema digestivo. Lo mismo ocurre con la depuración del cuerpo, que es posible porque los alimentos diuréticos y fibrosos expulsan algunas toxinas.

Sin embargo, ten presente que esta dieta es muy genérica y que no todos los casos son iguales, es decir, no todos quieren perder la misma cantidad de peso, no todos tienen las mismas deficiencias vitamínicas, no todos tienen el mismo objetivo al alcalinizar el organismo y así por el estilo. Entonces, ¿Qué hacer? 

Para salir de todas las dudas respecto a la dieta alcalina, consulta con un asesor nutricional que te brinde la guía personalizada para ti y tus necesidades. Elisa Navarro está capacitada para ayudarte, así que pide tu cita online ya. 

Alternativas a la dieta alcalina

No hay por qué descompensar el organismo inclinándose en una sola dirección, es posible comer sin engordar, y adelgazar de forma saludable. En años recientes se ha trabajado en una forma de alimentarse y lograr perder peso que es el fruto de 30 años de experiencia en el mercado: el sistema Nutricare

Nutricare pone a disposición distintos planes que se adaptan a las necesidades de cada persona, pero sin saltar ningún nutriente en cada comida. Todos están presentes, desde fibras, pasando por minerales, hasta llegar a las vitaminas. Los menús se elaboran para que sean atractivos y sabrosos, porque adelgazar no tiene que ser poco vistoso ni tener un mal sabor. 

Por otra parte, en Nutricare se toma en cuenta incluso a los de estilo vegano y por eso se ofrece un batido de manzana probiótico prebiótico que ayuda a perder peso de forma paulatina. También, está disponible un plan pensado en el fortalecimiento óseo. Asimismo, los que son intolerantes a la lactosa y al gluten encontrarán un menú pensado en ellos. 

Todos los alimentos se agrupan en gamas para indicar con mejor eficacia el adecuado para ti. Esto se logra porque los asesores nutricionales de Nutricare estudiarán tu caso y tus antecedentes de salud para personalizar el mejor menú. Por lo tanto, contacta con Elisa Navarro, asesora oficial y experta de Nutricare y consigue tu asesoría online. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sí, estoy interesado
Quiero más información sobre las dietas
Hola! ¿Estás interesado/a en algún plan nutricional? Consulta sin compromiso.