25Ene

Dieta keto: peligros y alternativas

Perder peso es la meta de una inmensa cantidad de personas en todo el mundo, y por eso, con el transcurrir del tiempo han ido apareciendo planes interesantes para alcanzar la talla ideal. En este artículo hablaremos de una de estas alternativas: la dieta Keto y todo lo que necesitas saber de ella y el efecto que tendrá en tu salud. 

¿Qué es la dieta keto?

La dieta Keto, también llamada dieta cetogénica, es un programa alimenticio bajo en carbohidratos o hidratos de carbono, que son la primera fuente de la energía que permite al cuerpo funcionar de forma óptima. 

En vista de que disminuye la cantidad de carbohidratos que se ingiere, el organismo busca otras fuentes de energía dentro de él, al no conseguirlas o cuando se agotan las existentes, se recurre a la grasa acumulada en el cuerpo para usarla como fuente de energía. Como consecuencia lógica, se comienzan a perder los kilogramos indeseados.  

Vale la pena mencionar que al dormir, todos usamos este método de sostenimiento del metabolismo a base de las grasas almacenadas. Como el cuerpo está en reposo durante al menos 7 horas, este consume las reservas de grasas a través del proceso llamado cetosis, es por ello que cada mañana despertamos con una delgadez ficticia. 

No obstante, hacer la dieta keto es un proceso que conlleva el abstenerse de carbohidratos y usar la grasa reservada, de forma consciente. 

¿Qué comer en la dieta keto?

Debido  a que no se consumen hidratos de carbono en la cantidad adecuada, es importante consumir otros tipos de alimentos como parte de la dieta cetogénica. Entre ellos están los siguientes: 

  • Verduras (excepto los tubérculos).  
  • Quesos. 
  • Huevos. 
  • Carnes. 
  • Leche sin descremar. 
  • Mantequilla. 
  • Aceite de oliva. 

Aclaremos que en el caso de las grasas (mantequilla, aceite) estas no pueden ser de origen sintético. Mientras menos procesadas sean es mejor, así el cuerpo aprovecha al máximo la grasa de estos alimentos para evitar descompensaciones. 

En cuanto a las bebidas, el agua es la opción idónea, el café y el té son válidos solo si no llevan endulzantes artificiales o naturales. 

¿Qué evitar en la dieta keto?

Los alimentos con alto contenido de almidón son incompatibles con esta dieta, por lo tanto, se debe evitar comer arroz, pastas, patata, pan y otros similares. En caso de que se consuman, es importante hacerlo en muy pequeñas cantidades, aunque abstenerse de ellos es lo ideal si se hace la keto.  

Por otro lado, a los alimentos ultraprocesados se les carga con azúcares y minerales para aumentar su valor nutricional, lo que significa que son contraproducentes para los objetivos de la dieta Keto. 

También, es preciso evitar las bebidas procesadas, tales como los refrescos, los jugos artificiales en polvo o líquidos y las bebidas energizantes que cuentan con altas concentraciones de carbohidratos. 

¿Qué es la cetosis?

La cetosis es un proceso en el que se producen unas sustancias llamadas cetonas. Esto ocurre cuando el hígado tiene que empezar a procesar las grasas almacenadas en el cuerpo, así como las que recién se consumen; debido a que los niveles de glucosa en sangre son muy bajos. 

Con esto se logra que el cerebro y todo el sistema nervioso, así como los músculos, reciban el combustible necesario para su funcionamiento. Este es un proceso muy significativo, pues representa un sistema alternativo con el que el cuerpo puede mantenerse en actividad. 

Efectos secundarios de la dieta keto

Los efectos secundarios adversos de la dieta Keto se deben, más que todo, a la adaptación del cuerpo a este nuevo sistema de obtención  de energía.

Comúnmente, algunos de los efectos secundarios de la dieta cetogénica incluyen dolor de cabeza, irritación del ánimo, desgano, mal aliento, orinar con mayor frecuencia, mareos, náuseas y calambres. También, es posible que una dieta cetogénica favorezca algunas afecciones, en especial diabéticas y cardíacas. 

Este régimen dietético puede generar serios problemas en personas que tienen antecedentes médicos importantes, o sufren de ciertas enfermedades como diabetes, insuficiencia renal, pancreatitis, disfunción hepática, o por quienes se han sometido a un bypass o están embarazadas. 

Si sufres de alguna de estas enfermedades o condiciones, lo mejor es que consultes a un asesor nutricional que te pueda indicar si esta dieta es para ti, o que te recomiende un plan alimenticio acorde con tu condición. A través de esta web, puedes concertar una cita online con Elisa Navarro, quien en conjunto con un nutricionista y revisión del Dpto. médico te dará la orientación que necesitas según tu caso particular. 

¿Por qué no realizar la dieta keto?

Una persona con sobrepeso y que haya probado varios métodos para bajar de peso sin ver resultados, puede caer en desesperación y por eso aventurarse a seguir realizando cualquier tipo de dieta sin pensar en los riesgos de esta. 

En el caso de la dieta Keto, que puede hacer que una persona adelgace entre 2 y 5 kg en la primera semana; es importante no dejarse llevar por los posibles resultados sin antes conocer cómo impacta la salud y la calidad de vida. 

En este sentido, los expertos recomiendan evitar la dieta keto porque no es una forma saludable de perder peso. Por ejemplo, aparte de los efectos secundarios que comentamos en el apartado anterior, esta dieta influye en la velocidad del metabolismo lo que hace que el cuerpo rinda menos cuando hace ejercicio, fijándose más rápido.

Además, debido a que disminuye la cantidad de glucosa en el cerebro, se experimentan algunos problemas de concentración y memoria, con un consecuente deterioro de las capacidades intelectuales. Asimismo, se hacen presentes algunos problemas digestivos, cardíacos, renales y óseos, e incluso, se acelera el envejecimiento. 

Un último aspecto, pero no menos importante, es que sus efectos no son tan duraderos como los de las dietas más equilibradas, así que se puede volver a ganar el peso perdido al consumir los carbohidratos nuevamente, es decir, aparece el efecto rebote. 

Alternativas a la dieta Keto: Nutricare

Si lo que quieres es alcanzar tu peso ideal sin poner en riesgo tu salud, siempre puedes elegir una opción más efectiva, por ejemplo, seguir un programa dietético con la línea de alimentos Nutricare

Nutricare tiene más de 30 años de experiencia en el campo de la nutrición y la pérdida saludable de peso, por eso, tiene programas alimenticios adaptados a cada persona y sus objetivos. Los productos combinan de forma efectiva los carbohidratos, proteínas y lípidos, tanto en batidos como en comidas sólidas auto preparadas. 

Con el asesoramiento de un experto Nutricare, como Elisa Navarro; podrás acceder a  una dieta personalizada para ti basada en tus características y necesidades particulares.

Así que no esperes más y logra tu peso ideal sin arriesgar tu salud, agenda una cita en línea y comienza a dar los pasos necesarios hacia una mejor calidad de vida.

25Ene

Dieta Dukan: qué es y sus peligros

En el afán de perder peso se han creado algunas dietas “milagrosas” que prometen que quien las siga adelgazar de forma rápida, sin embargo, detrás de este tipo de programas se esconden una gran cantidad de desventajas que normalmente no se mencionan. 

En este artículo, nos centraremos en analizar uno de esos regímenes alimenticios: la dieta Dukan, por eso, veamos en qué consiste y por qué es peligrosa. 

¿Qué es la dieta Dukan?

La dieta Dukan es un plan de alimentación en el que se prioriza el consumo de proteínas para lograr reducir medidas y perder peso. Esta dieta, creada por el nutricionista Pierre Dukan, ha cobrado popularidad en las últimas dos décadas.  

Básicamente, consiste en consumir un régimen de proteínas naturales como las que se encuentran en las carnes, huevos, pescados, mariscos, entre otros alimentos; limitando al máximo el consumo de otros grupos alimenticios como grasas y carbohidratos. 

El menú de la dieta Dukan está compuesto por 100 alimentos, donde 72 son ricos en proteínas y los 28 restantes son verduras y hortalizas. 

La cantidad que se puede consumir de estos alimentos no tiene un sugerido, por lo que se puede comer según el gusto de cada usuario, pero, como ya se ha aclarado, solo aquellos que forman parte del programa dietético Dukan. Por lo tanto, no se puede consumir nada de grasas y aunque se pueden incluir productos lácteos, estos deben tener un 0% de grasa, es decir, deben ser desnatados. 

Además, esta dieta se complementa con ejercicio físico diario, de manera que las proteínas no hagan solas el trabajo. Cada fase de la dieta Dukan indica el tiempo en el que se debe hacer ejercicio.  

¿Qué fases tiene la dieta Dukan?

Un rasgo distintivo de la dieta Dukan es que se divide en las siguientes 4 fases:

Fase PP: Se denomina así porque es la fase de Proteína Pura. Se trata de la fase inicial y más agresiva del programa. La idea es comenzar con el régimen alimenticio más intenso para que el organismo perciba el cambio y haga los ajustes de inmediato en el metabolismo. 

En esta etapa solo se permite el consumo de las 72 proteínas enlistadas en la dieta con la intención de que el metabolismo emplee los depósitos lípidos sin alterar el volumen muscular. La ingesta de proteínas se debe complementar con 20 minutos de actividad física y con el consumo de 1 ⁄2 cucharada de avena por día. El objetivo es adelgazar entre 1,5 kg y 4kg.

Fase PV: En la segunda fase, también llamada fase de crucero, se combina la proteína pura con las verduras para ir ajustando el metabolismo a un régimen más suave una vez que se logra adelgazar en la primera semana. 

Las verduras y hortalizas apropiadas son muchas, solo se excluyen las que contienen almidón, como las patatas, guisantes, maíz y otras. En cuanto a la cocción, estas no deben freírse con ningún aceite, más bien se les debe hervir o cocer a la plancha. 

Además, en la fase PV se recomiendan 30 minutos de ejercicio y comer 2 cucharadas de avena al día. 

Fase de Consolidación: Esta es la etapa en la que ya se ha logrado el peso ideal, pero por estar recién llegado a ese punto es posible volver a ganar el peso perdido porque el cuerpo busca compensar los kilos que ha perdido. 

Aquí se pueden ir incorporando algunos cereales y otros alimentos que antes no formaban parte de la dieta. Se debe complementar la alimentación sugerida con 25 minutos de ejercicio y 2 ½ cucharadas de avena. Asimismo, se debe dejar el día jueves para consumir únicamente proteínas.

Fase de estabilización: Esta última fase es la que perdura en el tiempo pues la idea es que el usuario mantenga el régimen y detenga el rebote al peso perdido. A lo largo de esta fase se deben realizar solo tres acciones: mantener un día de sólo proteínas (el jueves), ingerir 3 cucharadas de avena y una rutina de actividad física intensa durante 20 minutos. 

Problemas e inconvenientes a la hora de realizar la dieta Dukan

La dieta Dukan tiene una popularidad que en realidad se ha ganado por la publicidad en los medios de comunicación, más que por sus efectos positivos. De hecho, los expertos no la recomiendan por considerarla fraudulenta y peligrosa. 

La principal razón de esto, y que al mismo tiempo es el mayor inconveniente de esta dieta, es que consumir solo proteínas produce diferentes carencias así como deficiencias en el metabolismo y en el funcionamiento de algunos órganos. Además, la falta de vitaminas termina afectando diferentes sistemas del cuerpo, como el nervioso y el óseo. 

Otro problema irónico de la dieta Dukan es que se puede presentar una deficiencia proteica en los músculos debido a que hay un exceso externo de proteínas, lo cual reducirá ligeramente el volumen muscular. Por su parte, órganos como el hígado y los riñones se descompensan por un exceso de proteínas que dificultan su trabajo, provocando por ejemplo, estreñimiento esporádico.  

Así que no es muy inteligente perder peso pero pagar con descompensar los sistemas endocrinos ocasionando otros inconvenientes en la salud. Lo mejor es buscar la ayuda de un asesor nutricional como Elisa Navarro, quien puede brindar asesoría personalizada a cada cliente para que logre adelgazar con éxito sin arriesgar la salud.

Alternativas a la dieta Dukan: Nutricare

No solo es cuestión de advertir sobre los efectos negativos de la dieta Dukan, por eso, en este artículo te ofrecemos, además, una alternativa con miles de testimonios que avalan su efectividad: el sistema Nutricare. 

Con Nutricare es posible llegar a tu peso ideal con una alimentación equilibrada que no termine afectando de manera colateral los sistemas del cuerpo ni debilitando la salud. Para esto, el programa se basa en comidas y bebidas que equilibran los carbohidratos, las proteínas y lípidos, permitiendo así que cada persona consuma la cantidad que necesita. 

Pero, para encontrar el programa Nutricare adecuado para ti, es necesario que te dejes guiar por los expertos, y nada mejor que la asesora nutricional oficial de la marca. Por eso, asiste a una consulta online y obtendrás un régimen alimenticio que de verdad te ayude a bajar peso y más importante, a mantener tu salud.

25Ene

Dieta alcalina: Qué es y sus peligros

¿Es posible perder peso manipulando el pH del organismo? Eso es lo que afirma la llamada dieta alcalina. ¿Has escuchado sobre ella alguna vez? En este artículo verás en qué consiste esta dieta, los peligros que conlleva y la alternativa más viable para ti. 

¿Qué es la dieta alcalina?

Una dieta alcalina es un programa de alimentación que prioriza el comer alimentos con altos contenidos de alcalinidad con la intención de provocar en el organismo un aumento del pH lo cual evitaría que algunas enfermedades se desarrollen, a la vez que minimiza los efectos de las que ya se tengan. 

La teoría sostiene que es posible manipular la acidez del organismo a placer en lugar de dejar que sea este mismo quien maneje los rangos óptimos de pH. Esto se lograría al comer un 80% de alimentos alcalinos netos y un 20% de acidificantes y neutros. 

La popularidad de esta dieta se debe al uso por parte de algunas celebridades y a que su eficiencia en cuanto a aumentar el pH del organismo es verídica, sin embargo, la idea de que esto previene enfermedades sigue en tela de juicio por falta de estudios que avalen tal afirmación, mientras que, como contrapeso, están sus efectos negativos confirmados, pues suprimir el consumo de otros grupos alimenticios indudablemente crea déficit en el organismo. 

Alimentos permitidos en la dieta alcalina

La dieta alcalina se compone de dos grupos de alimentos diferenciados por alcalinidad y acidez, como ya dijimos 80% y 20% respectivamente. Hablemos primero de los alcalinos, estos pueden ser:

  • Leche y algunos derivados, como el yogurt
  • Zanahorias
  • Hortalizas verdes
  • Almendras
  • Aguacate
  • Papa
  • Plátano

Por supuesto, estos no son todos los alimentos alcalinos netos, pero esta lista engloba los más genéricos y marca una guía de qué otros más se pueden incorporar. Como ya mencioné, estos representan el 80% de la dieta. 

La otra parte de la dieta son los alimentos ácidos, que pueden ser:

  • Frutas cítricas: naranjas, limón, piña, fresas, etc. 
  • Carne roja y pescados
  • Huevos
  • Vinagre
  • Mariscos
  • Hortalizas ácidas
  • Miel
  • Vinos y licores dulces
  • Quesos añejados
  • Cereales y sus derivados como el pan y las pastas

Estos alimentos corresponden a la proporción del 20% que debe consumirse. Y, como es evidente, son más variados que los alcalinos, lo que hace que la dieta sea más llevadera. 

Alimentos prohibidos en la dieta alcalina

Aunque existen discrepancias respecto a cuáles son los alimentos prohibidos en la dieta alcalina, se debe tomar como principio que la idea es reducir la acidez y aumentar el pH por lo que no hay alimentos específicos que sean contraproducentes, más bien se trata de mantener inclinada la balanza hacia los alimentos alcalinos. 

De forma que podemos concluir que todos los alimentos ácidos enlistados antes entran en la categoría de “prohibidos” solo con el atenuante de que es en el sentido de un consumo excesivo. 

No obstante, se debe destacar que entre algunos de estos alimentos ácidos existen algunos que son incompatibles con la dieta por su ineficacia con el propósito de controlar el pH, entre ellos está, por ejemplo, el tomate. 

Mitos y verdades sobre la dieta alcalina

La dieta alcalina está rodeada de algunas historias fantásticas y otras que son científicamente ciertas. Estar claros en cuáles son verdad y cuáles no lo son, evita poner en riesgo la salud así como gastar dinero en un plan ineficaz. 

La dieta alcalina es efectiva para la reducción de peso en algunos casos. Esto porque minimiza la ingesta de azúcares y edulcorantes artificiales que se acumulan como tejido adiposo incrementando el peso; además, también es cierto que incrementar el consumo de alcalinos aumenta el pH del organismo. 

En contraposición, sí es un mito el que previene enfermedades, de hecho, ya que se abstiene de algunos carbohidratos y nutrientes es contraindicada en algunos casos, como el embarazo y en caso de personas que sufren de diabetes y quienes tienen deficiencias de calcio. Es por eso que no se puede realizar esta dieta sin supervisión de un asesor nutricional. 

Por último, vale decir que esta dieta favorece la digestión gracias a las verduras y hortalizas que aportan enzimas y otros nutrientes al sistema digestivo. Lo mismo ocurre con la depuración del cuerpo, que es posible porque los alimentos diuréticos y fibrosos expulsan algunas toxinas.

Sin embargo, ten presente que esta dieta es muy genérica y que no todos los casos son iguales, es decir, no todos quieren perder la misma cantidad de peso, no todos tienen las mismas deficiencias vitamínicas, no todos tienen el mismo objetivo al alcalinizar el organismo y así por el estilo. Entonces, ¿Qué hacer? 

Para salir de todas las dudas respecto a la dieta alcalina, consulta con un asesor nutricional que te brinde la guía personalizada para ti y tus necesidades. Elisa Navarro está capacitada para ayudarte, así que pide tu cita online ya. 

Alternativas a la dieta alcalina

No hay por qué descompensar el organismo inclinándose en una sola dirección, es posible comer sin engordar, y adelgazar de forma saludable. En años recientes se ha trabajado en una forma de alimentarse y lograr perder peso que es el fruto de 30 años de experiencia en el mercado: el sistema Nutricare

Nutricare pone a disposición distintos planes que se adaptan a las necesidades de cada persona, pero sin saltar ningún nutriente en cada comida. Todos están presentes, desde fibras, pasando por minerales, hasta llegar a las vitaminas. Los menús se elaboran para que sean atractivos y sabrosos, porque adelgazar no tiene que ser poco vistoso ni tener un mal sabor. 

Por otra parte, en Nutricare se toma en cuenta incluso a los de estilo vegano y por eso se ofrece un batido de manzana probiótico prebiótico que ayuda a perder peso de forma paulatina. También, está disponible un plan pensado en el fortalecimiento óseo. Asimismo, los que son intolerantes a la lactosa y al gluten encontrarán un menú pensado en ellos. 

Todos los alimentos se agrupan en gamas para indicar con mejor eficacia el adecuado para ti. Esto se logra porque los asesores nutricionales de Nutricare estudiarán tu caso y tus antecedentes de salud para personalizar el mejor menú. Por lo tanto, contacta con Elisa Navarro, asesora oficial y experta de Nutricare y consigue tu asesoría online. 

30Dic

¿Qué es la vitamina D y por qué es importante?

¿Qué es la vitamina D y por qué es importante?

El cuerpo humano necesita muchas sustancias para regular su óptimo desarrollo y funcionamiento, entre ellas la Vitamina D, que es imprescindible para el desarrollo óseo. 

¿Qué es la vitamina D, dónde se obtiene y qué pasa con nuestro cuerpo cuando tenemos una deficiencia? En este artículo te lo explico.  

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D o calciferol, es una vitamina liposoluble, es decir, que se disuelve en la grasa y el aceite, no en agua.

Esta vitamina interviene en el desarrollo óseo desde la niñez y su uso se hace tan igual de necesario en la vejez, pues impide el desgaste de los huesos y la aparición de la osteoporosis. Un suministro deficiente, o peor aún, nulo, de vitamina D, genera un desarrollo limitado y condicionado de los huesos, lo que deriva en fragilidad y una densidad reducida de estos. 

Otra de las funciones de la vitamina D es que sirve de “combustible” para el desarrollo de los músculos y la conexión efectiva de estos con el cerebro y las señales eléctricas que este envía para realizar los movimientos. Gracias a esto, y en complemento con otros nutrientes, es posible realizar los movimientos más básicos como pestañear o los más complejos como el baile. 

¿Qué alimentos son ricos en vitamina D?

Los alimentos representan una fuente significativa de vitamina D, de hecho, aportan un 15% de la cantidad que el cuerpo humano necesita, así que, como siempre, una alimentación equlibrada es muy importante. 

Algunos de los alimentos en los que puedes encontrar vitamina D, son los siguientes:

  • Los huevos: Este alimento de origen animal presenta una dosis de vitamina D en la yema (la amarilla). Sin importar su preparación, se puede obtener la vitamina D en cualquier alimento que lleve yema de huevo. 
  • Los lácteos: La vitamina D  en los lácteos se ubica en la grasa, por lo que, para beneficiarse de ellos en este sentido,  se debe consumir los lácteos en su presentación completa, es decir, sin desnatar. 
  • Los pescados: Algunos de los peces que más se comen cuentan con una buena cantidad de vitamina D entre sus nutrientes, tales como las sardinas, atún y salmón. 
  • El hígado: En el caso de las vacas y conejos, el calciferol se acumula en el hígado, por lo que consumirlo en cualquier presentación permite absorber los depósitos de esta vitamina. En especial, el aceite que se produce con el hígado de Bacalao cuenta con una alta concentración de vitamina D, de hecho, se vende como suplemento vitamínico en cápsulas o en jarabe. 
  • Las setas: Si bien no son un alimento muy común, aun así presentan buena cantidad de vitamina D entre sus nutrientes. Luego de su cosecha y procesamiento, se les puede dejar al sol para que sigan produciendo vitamina D a partir de los rayos del sol. 

¿Cuáles son los síntomas de falta de vitamina D?

Primero ha de entenderse que la falta de vitamina D no es una enfermedad en sí, por lo que no se manifestará como un síndrome particular, sino que se relaciona con el desarrollo o aparecimiento de algunas enfermedades. Entonces ¿Qué síntomas pueden estar relacionados con la falta de vitamina D? 

Como vimos antes, la vitamina D ayuda con el desarrollo óseo, por lo tanto, cuando falta, en el caso de los niños se presentan fracturas de los huesos cuando sufren presión o un golpe moderados. En el mejor de los casos se observa debilidad en los huesos y estos pueden hasta doblarse. A esta deficiencia de vitamina D en los niños se le denomina Raquitismo

Cuando se trata de los adultos, la falta de vitamina D provoca desgaste y baja en la densidad de los huesos, a esto se le llama Osteoporosis

Por otro lado, esta importante vitamina interviene en el proceso muscular al servir como complemento en el crecimiento de ellos, así que una de las razones por las que podría haber falta de masa muscular sería un déficit de este nutriente. 

También, es posible que una ralentización de los reflejos así como una sensación de desgano y debilidad puedan ser síntomas de una baja de vitamina D, pues esta interviene en la conexión del cerebro con los músculos. 

Actualmente se investiga la relación de la vitamina D con otros sistemas biológicos y la deficiencia de la misma con el desarrollo de algunas enfermedades como el cáncer, la diabetes y otros desórdenes nutricionales. 

¿Qué produce la carencia de vitamina D?

El cuerpo en sí no produce la vitamina D que consume, así que depende 100% de las fuentes externas, lo que nos lleva a la conclusión lógica y directa: la carencia de vitamina D es producida por un consumo ineficiente de la misma

No obstante, aunque se consuma, en ocasiones existen ciertas circunstancias que pueden limitar, o hasta anular, la absorción de la vitamina D en el organismo. ¿Cuáles son esas circunstancias? 

En líneas generales se debe al consumo de otras sustancias médicas que terminan afectando la absorción de la vitamina como efecto secundario. Este es el caso, por ejemplo, de la Prednisona, un fármaco esteroideo indicados como desinflamatorio, y que provoca, en su consumo frecuente, que los huesos absorban la vitamina con limitaciones, lo que se traduce en una eventual pérdida de densidad ósea. 

Asimismo, algunos medicamentos para adelgazar, como el Orlistat, también afecta la completa absorción de la vitamina D. Lo mismo ocurre con algunos medicamentos para reducir el colesterol. 

Otras razones que limitan la vitamina D en el organismo, es que los órganos encargados de su procesamiento, el hígado y los riñones; están fallando por alguna razón

La limitada exposición al sol es otro aspecto a tener en cuenta. En este caso, lo mejor es exponerse a él temprano en la mañana y al atardecer. Pues la  intensidad de los rayos solares al mediodía puede ser dañina para la piel. 

¿Qué frutas y verduras tienen la vitamina D?

Las frutas son una fuente muy importante de todo tipo de nutrientes y la vitamina D no es la excepción. Se suele encontrar en casi todos los cítricos, como por ejemplo la naranja y la mandarina. En cuanto a las verduras, se cree que el aguacate contiene dosis de vitamina D, al igual que en cereales como el trigo

En realidad, son muy pocas las frutas y verduras que contienen esta vitamina, pues es más de origen animal, o liposoluble, en su terminología nutricional. Sin embargo, si lo que buscas es una alternativa vegetariana para obtener el beneficio de la vitamina D, puedes consumir jugos que la agreguen entre sus valores nutricionales. 

¿Cuánta vitamina D necesito?

Regular las vitaminas es muy importante para no sobrecargar el organismo y sus sistemas, lo cual podría ocasionar deficiencias y entorpecer el funcionamiento de los mismos, por lo que es muy apropiado saber cuál es la dosis apropiada de vitamina D para ti. 

La medida general para el cuerpo humano se establece entre los 30nml/mL (nanomol por mililitro) y los 120nml/mL, lo que deja un intervalo amplio. ¿Por qué un margen tan amplio? 

La razón es que existen muchos factores que determinan la cantidad apropiada de vitamina D, entre ellos la zona geográfica donde se viva, la raza y la edad. El caso del condicionante de la zona geográfica donde se viva se debe a que ciertas locaciones reciben una cantidad mayor o menor de rayos ultravioleta del sol, por lo que su organismo trabajará con un valor más cercano al bajo o al alto toda su vida.

En cuanto a la edad, es muy conocido que las medidas apropiadas de vitamina D en UI (unidades internacionales) son estas:

  • Recién nacidos: 400 UI 
  • Niños y pre-adolescentes: 600 UI 
  • Adolescentes hasta adultos mayores: 600 UI 
  • Mujeres embarazadas: 700 UI 

Por supuesto, los casos podrían variar dependiendo de algunas necesidades o deficiencias puntuales de cada persona. 

¿Aporta vitamina D la luz del sol?

La luz solar en sí no contiene la vitamina D como si fuera uno de los alimentos antes mencionados, o los suplementos, que son fabricados. Más bien, es la piel quien la produce en interacción con los rayos ultravioleta del sol

Muchos estudios han revelado que la exposición al sol es la manera más efectiva de obtener vitamina D para el organismo, pues se estima que el 85% de la vitamina D que necesita el cuerpo humano se puede conseguir de este método. Y valga decir que es el método más sano y económico. 

Dependiendo de la necesidad, pero sobre todo de la época del año, la exposición al sol necesaria variará. Por ejemplo, si es en invierno, es probable que una hora de sol al mediodía sea suficiente, durante la primavera y el verano bastará con unos 10 a 15 minutos y, en el otoño, una exposición de 30 minutos es lo conveniente. 

¿Qué ocurre si no consumo suficiente vitamina D?

La principal consecuencia es que las partes del cuerpo que necesitan de esta vitamina fallaran, o en el mejor de los casos, trabajarán con deficiencia, eso repercutirá en el estado general de bienestar, así como en el desarrollo de otras afecciones más significativas, ya que una de sus funciones también es apoyar el sistema inmune. 

Por lo tanto, la vitamina D es importante para el organismo, así que todos, sin importar nuestra edad, debemos consumirla. 

El batido de chocolate doré te aporta con dos tomas diarias el 100%  de esta vitamina.

 

29Dic

Sobrepeso y obesidad

Sobrepeso y obesidad, ¿Cómo pueden afectar tu calidad de vida?

Sobrepeso y obesidad, seguramente has escuchado estas dos palabras en incalculables ocasiones porque cada vez es más común que las personas sufran de ellas. Pero, ¿sabes cuándo se considera que una persona tiene sobrepeso o es obesa? Y más importante aún, ¿Cómo afectan la calidad de vida de las personas estás dos condiciones? 

Si lees este artículo, podrás comprender estos puntos y la importancia de mantener buenos hábitos alimenticios y una vida activa para poder mantenerte en tu peso ideal. 

¿Qué es el sobrepeso?

En palabras sencillas, una persona sufre de sobrepeso cuando su peso es superior al que debería tener de acuerdo a su edad, sexo y estatura. Esta patología se desarrolla principalmente cuando el individuo consume muchas más calorías de las que su cuerpo consume diariamente, pero, en otros casos, también se debe a la acumulación excesiva de líquido y en muchos otros es hereditaria.

Cuando se lleva una vida sedentaria y no se hace ejercicio de manera constante, el individuo es mucho más propenso a sufrir de sobrepeso. No obstante, en muchos otros casos se debe también al estilo de vida tan agitado al que se exponen las personas diariamente, lo que los lleva a consumir alimentos con más calorías de las que el cuerpo necesita.

Los expertos en nutrición, nos basamos en el IMC (Índice de Masa Corporal) para poder diagnosticar a una persona con sobrepeso, esta fórmula básicamente consiste en dividir el peso de la persona entre la estatura al cuadrado. Esta misma forma se aplica tanto para hombres como para mujeres.

Consecuencias del sobrepeso

Tener sobrepeso supone muchos riesgos, ya que las personas son más propensas a padecer de diabetes, enfermedades cardiovasculares, artrosis, entre otras afecciones.

Para luchar con el sobrepeso, lo mejor es llevar una vida activa, es decir, realizar ejercicios con frecuencia y caminar el mayor tiempo posible. Por otro lado, es imprescindible tener una buena dieta alimenticia, para esto, lo mejor es acudir a un profesional nutricional para que te pueda mostrar cuál es la mejor para ti. 

¿Qué es la obesidad?

La obesidad se produce cuando de manera excesiva se acumula grasa en el cuerpo. El peso adecuado que debe tener un individuo depende de varios factores, como altura, la edad, el sexo( en mujeres numero de hijos) e incluso la constitución corporal. 

La obesidad se produce cuando se consumen muchas más calorías de las que nuestro cuerpo necesita, y este, en vez de desecharlas, las almacena en forma de triglicéridos y tejido adiposo. Aunque en un porcentaje normal almacenar grasa en nuestro cuerpo de esta forma no es dañino, si lo es cuando es en exceso.

Consecuencias de la obesidad

La obesidad produce consecuencias que afectan de forma parcial o completa la vida de quien la padece. Por ejemplo, lo más común es que la persona experimente, fatiga o cansancio y que le sea imposible realizar actividades que requieran esfuerzos físicos, además de esto, presentará problemas respiratorios, debido a la grasa que se acumula en el diafragma y en la pared torácica provocando una presión constante en los pulmones.

Otras patologías que comúnmente desarrollan las personas que sufren de obesidad son la artrosis, la lumbalgia y en muchos otros casos la apnea del sueño. También, es común sufrir de diabetes e hipertensión, tener el colesterol alto y otros problemas cardíacos. 

Como puedes ver, la obesidad no solo afecta tu imagen corporal, esta también influye considerablemente en tu calidad de vida, por eso, lo mejor es prevenirla. Como asesora nutricional, recomiendo siempre mantener buenos hábitos de alimentación, ingerir la cantidad de calorías, nutrientes y vitaminas que el organismo en realidad requiere.

Esforzarse por mantener una vida activa y en especial una rutina diaria de ejercicios es fundamental, de esta forma no solo fortaleces los músculos de tu cuerpo, sino que además logras quemar las calorías que consumes. De esa forma, tu cuerpo convierte en energía la grasa y no se acumula en el cuerpo.

Sobrepeso y obesidad, ¿Cuáles son sus diferencias?

La obesidad y sobrepeso son términos muy parecidos, pero la verdad es que no significan la misma cosa. 

El sobrepeso es común en la mayoría de la población, de hecho, se produce cuando de alguna u otra forma excedemos un poco el límite del que debería ser nuestro peso, tomando en cuenta el tamaño y talla. 

En el caso de la obesidad, esta es mucho más grave porque en esta la grasa se acumula de manera excesiva en muchas partes del cuerpo, entre ellas las arterias, brazos y barriga, hasta el punto de interferir de forma directa en la salud del individuo ya que causa enfermedades graves.

Recomendaciones para evitar el sobrepeso y la obesidad

Ahora que conoces qué es la obesidad y el sobrepeso, probablemente te estés preguntado de qué maneras puedes prevenirlos. Por eso, a continuación te mostraré algunas recomendaciones:

Ejercicio diario: Mantener una buena rutina de ejercicios es muy importante. Llevar una vida activa, contribuye al consumo de la energía que no es más que la grasa que nuestro cuerpo procesa. Sin una rutina de ejercicios, nuestro organismo es más propenso a almacenar toda la grasa que consume.

Buena alimentación: La alimentación también es importante porque esta es la que te permitirá proporcionar a tu organismo todos los nutrientes, vitaminas y minerales, que necesita para su óptimo funcionamiento, de tal manera que logres no ingerir más calorías de las que consumes.

Acudir a un asesor nutricional: Acudir a un profesional en nutrición es la mejor forma de lograr obtener una dieta que se adapte por completo a tus necesidades, sin dejar de lado que sus consejos alimenticios te ayudarán a tener una alimentación equilibrada.

Para que puedas tener una mejor calidad de vida, es preciso evitar  el sobrepeso y la obesidad. Si sigues los consejos que compartí contigo, podrás lograrlo. 

25Dic

La importancia de las proteínas en la dieta

La importancia de las proteínas en la dieta

Las proteínas son esenciales para poder vivir sanamente, tener energía y las fuerzas necesarias para realizar las actividades cotidianas, sin embargo, tal vez te preguntes, ¿por qué otras razones son tan importantes las proteínas? ¿Qué tipos de proteínas existen? ¿En qué alimentos las puedo conseguir?

Todas estas son preguntas muy importantes a la que debes darle respuesta, ya que conocerlas permitirá que puedas tener una alimentación correcta y consumir la cantidad de proteínas que tu organismo necesita.

¿Qué son las proteínas?

Las proteínas forman parte de la lista de alimentos principales que debe consumir el ser humano. Se trata de moléculas formadas por un conjunto de aminoácidos que se unen los unos con los otros. Cabe destacar que los aminoácidos que forman la proteína están compuestos a su vez de otras sustancias como el oxígeno, carbono, nitrógeno e hidrógeno.

La proteína es la encargada de que los tejidos, huesos, músculos, articulaciones y otras partes del cuerpo funcionen de manera óptima. Por si fuera poco, el consumo de proteínas permite que sustancias como los minerales puedan circular en la sangre correctamente. Además, contribuyen al fortalecimiento de las defensas del organismo.

Como proteína también se consideran las enzimas, los anticuerpos, la hemoglobina entre otros, cada una de estas, contribuyen al funcionamiento del organismo. 

La mejor forma de aportar proteínas a nuestro cuerpo es mediante la alimentación, es por eso, que como asesora nutricional recomiendo una dieta rica en ellas.

El consumo de las proteínas debe ser constante porque nuestro cuerpo no está capacitado para almacenarlas fácilmente como lo hace con la grasa por ejemplo, es por eso que debemos consumir con conciencia alimentos que la proporcionen constantemente a nuestro organismo. 

¿Qué tipos de proteínas existen?

Seguro te estarás preguntado qué tipos de proteínas existen y en qué alimentos consumirlas, bueno, es lo que te mostraré a continuación. Las proteínas se clasifican en al menos dos tipos: 

Proteína de origen animal

Las proteínas de origen animal se consiguen en alimentos como la carne, el pollo, pescado, leche, pavo, huevos, jamón, entre otros. Cabe destacar que una dieta equilibrada debe equilibrar este tipo de proteínas, de hecho, lo mejor es consumir las carnes blancas que son bajas en calorías a diferencia de las carnes rojas. 

Los lácteos también son importantes para incrementar el nivel de proteínas que agregamos a nuestro organismo, sin embargo, por su alto nivel de grasa, lo mejor es consumir leche descremada, yogurt o quesos bajos en grasa. En cuanto a los huevos, puedes obtener proteínas tanto en la clara como en la yema no obstante, en caso de que tus niveles de colesterol sean altos, lo mejor en consumir solo la clara. 

Proteína de origen vegetal

En esta categoría entran los vegetales, los frijoles, tubérculos, frutos secos, hortalizas y frutas, sin embargo, este tipo de alimentos ofrece un valor más más bajo de proteínas que la animal, es por eso, que al consumirlas se debe equilibrar la una con la otra. 

Al ser bajas en calorías, puedes consumir más proteína vegetal que proteínas de origen animal. Pero, aunque su nivel sea más bajo, siguen siendo provechosas e indispensables en una buena dieta alimenticia.

¿Por qué son importantes las proteínas?

Las proteínas no solo son importantes, más que eso, son indispensables para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Consumir la cantidad correcta de proteínas mejorará nuestra calidad de vida. A continuación te mostraré cómo es esto posible.

Cuando ingerimos la cantidad de proteínas que nuestro cuerpo necesita, los músculos, articulaciones, tejidos, huesos y órganos funcionan con integridad, lo que a su vez nos permite llevar una vida sana y activa al poder caminar, hacer ejercicio y tener energía para todas las actividades cotidianas.

Por otro lado, se logra prevenir una gran cantidad de enfermedades, como las cardíacas, musculares, la artritis, diabetes, artrosis y muchas más. Esto es posible debido a que el cuerpo absorbe todos los nutrientes, enzimas y minerales que necesita. Además de esto, mantiene fuerte el sistema autoinmune, por lo que es más fácil no contagiarse de enfermedades virales o contraer alguna infección.

Por si fuera poco, las proteínas de origen animal y vegetal contribuyen al embellecimiento y fortalecimiento del cabello, la piel, uñas y dientes, además de contribuir a la circulación de la sangre y la producción de glóbulos rojos, enzimas,  anticuerpos y mucho más. También, mejora la digestión y el funcionamiento de órganos esenciales como el hígado, los riñones, pulmones y otros. 

Si bien es cierto que las proteínas contribuyen a ganar peso, también es cierto que estas son indispensables y por lo tanto, nunca deben dejar de consumirse, sin embargo, un buen asesor nutricional puede proporcionarte una dieta que permita que consumas la cantidad necesaria para el funcionamiento de tu organismo y así evitar el exceso.

¿Cómo puede afectar a tu cuerpo no consumir proteínas?

Si bien es cierto que consumir proteínas es provechoso, también es cierto que al no tener una dieta que incluya proteínas, nuestro cuerpo se resentirá y empezará a darnos señales de que nuestro organismo no está funcionando correctamente. 

Podrías llegar a sentir debilidad, cansancio, estreñimiento, entre otras afecciones. Además, al no consumir proteínas, las defensas de tu organismo bajarán, por lo tanto estarás expuesto a contraer infecciones o alguna enfermedad viral. 

También, el cabello se debilita, por qué es muy probable que comience a caerse, las uñas no crecerán y más importante aún los huesos, músculos y articulaciones se debilitan, por lo tanto, estarás propenso a sufrir de enfermedades como la artritis, artrosis, problemas del corazón, diabetes, hipertensión, flacidez y más. 

Recuerda que consumir proteínas no solo enriquecerá tu plan de alimentación, más que eso, afectará de manera positiva tu calidad de vida, es por eso que lo mejor es ponerte en contacto con un asesor nutricional que te pueda explicar y mostrar una dieta que se adapte a tus necesidades particulares. 

 

23Dic

Resistencia a la insulina

Resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina es una enfermedad que afecta considerablemente el estilo de vida del individuo que la padece, no solo por los alimentos que no puede consumir, sino además, por los riesgos de padecer enfermedades mucho más graves. 

¿Cómo se manifiesta este trastorno?, ¿Cómo se previene?, ¿Cuál es el tratamiento más indicado? Las respuestas te las dejo a continuación. 

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La insulina, es una hormona producida por el páncreas y el hígado que se encarga de controlar la glucosa para que produzca energía y evitar  que el azúcar en la sangre se concentre en una cantidad mayor a lo que es saludable para el organismo.  

Se dice que una persona sufre de resistencia a la insulina cuando las células del hígado, músculos y otros órganos del cuerpo no extraen de la forma correcta la glucosa que se aloja en la sangre. Cuando esto sucede, se desencadena un proceso que es contraproducente para el organismo, ya que el páncreas produce mucha más glucosa de la que el cuerpo necesita.

Lo mejor para tratar esta afección es mantener buenos hábitos alimenticios, evitar el exceso de alimentos azucarados y seguir una dieta según las indicaciones de un especialista. Por otro lado, es recomendable que se mantenga una vida activa, con una buena rutina de ejercicios que contribuya a lograr un peso saludable.

¿Cómo puedo saber si tengo resistencia a la insulina?

En muchos casos, las personas que padecen esta patología no presentan síntomas, lo cual a su vez complica la enfermedad ya que sin los cuidados necesarios podría agravarse. 

Sin embargo, en otros casos puedes saber si sufres de resistencia a la insulina si presentas estos síntomas: 

Orinar constantemente: Orinar varias veces en intervalos muy cortos de tiempo es uno de los principales síntomas de quienes padecen de resistencia a la insulina, esto sucede porque el incremento del azúcar en la sangre genera sed, lo que a su vez incrementa la cantidad de líquido en la vejiga, por lo que constantemente se debe orinar. 

Problemas al dormir y falta de concentración: La calidad del sueño de la persona se ve afectada debido a la necesidad de despertar constantemente para orinar, beber agua e incluso comer. Esto como consecuencia deja agotamiento y un estado de somnolencia que interfiere en la concentración y capacidad de pensar. 

Problemas estomacales: Estudios demuestran que las personas con resistencia a la insulina sienten la necesidad de consumir constantemente hidratos de carbono, que a su vez producen problemas digestivos como el estreñimiento o en caso contrario diarrea, náuseas y vómitos. 

Obesidad o sobrepeso: En algunos casos, las personas que padecen de resistencia a la insulina son propensas a engordar. Cabe destacar que el peso que se acumula es muy difícil de perder ya que la grasa se adhiere a algunos órganos del cuerpo, en especial aquellos ubicados en el área abdominal.

Triglicéridos y colesterol: Estos valores se ven afectados de manera negativa porque la grasa se acumula en el cuerpo a través de los triglicéridos. En caso del colesterol, este supera el valor apropiado, provocando como consecuencia dolor de cabeza y cansancio. 

¿Cómo diagnosticar si sufres de resistencia a la insulina?

Diagnosticar a una persona con resistencia a la insulina no siempre es fácil, ya que como te he mencionado anteriormente, en algunos casos no se presentan síntomas. Pero, en aquellos en los que sí se manifiestan síntomas, un especialista con experiencia puede valerse de estos para brindar un diagnóstico al paciente. 

Además de esto, el especialista pedirá al paciente su historial clínico ya que en muchos casos este tipo de afecciones son hereditarias, por lo que es recomendable darle un vistazo también a los antecedentes familiares. 

Por otro lado, la forma más segura de tener un diagnóstico certero es a través de las pruebas de sangre. Puede hacerse una prueba rápida de un solo pinchazo en el dedo que da resultados inmediatos, o un análisis de laboratorio que da resultados mucho más precisos y confiables. 

¿Cómo prevenir la resistencia a la insulina?

Existen personas propensas a padecer esta patología debido a muchos factores internos como la genética e incluso la edad, ya que mientras mayor edad se tenga, hay más posibilidades de sufrir de resistencia a la insulina.

No obstante, existen muchas medidas que se pueden tomar para prevenir esta enfermedad. La principal es mantener una buena alimentación, es recomendable comer alimentos ricos en fibra e hidratos de carbono, ya que estos proporcionan los nutrientes necesarios pero son bajos en azúcares.

Por otro lado, es indispensable evitar consumir alimentos azucarados en exceso. Lo mejor es no seguir la tendencia de sustituir el azúcar natural, es decir, la que proporcionan las frutas y alimentos, por aquellas que son procesadas, ya que estás incrementan considerablemente el nivel de glucosa en la sangre.

Para prevenir esta enfermedad, también es recomendable que tengas una vida activa y evites el sedentarismo, ya que no hacer ejercicio es contraproducente porque el cuerpo no consume energía, proceso indispensable para el buen funcionamiento de la hormona que regula la glucosa. 

¿Cuál es el tratamiento para la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina exige al paciente un cambio completo en su estilo de vida, por ejemplo, es importante mantener una buena alimentación completamente libre de dulces que puedan agravar la afección y llegar a convertirla en prediabetes o diabetes de tipo 2. 

Además de esto, muchos pacientes llegan a requerir que se les inyecte insulina constantemente aparte de tener que ingerir otros medicamentos que ayuden a controlar el nivel de insulina en las células del cuerpo. El tratamiento varía en muchos casos de acuerdo al grado de la enfermedad.

Ahora que sabes que la resistencia a la insulina es una enfermedad que en ciertos casos se puede prevenir, debes esforzarte por seguir las recomendaciones que te he mostrado para que logres mantenerte saludable y minimices el riesgo de padecerla. Por supuesto, tal como ocurre con cualquier otra enfermedad, lo mejor es que consultes con un especialista para obtener más detalles sobre su diagnóstico, prevención y tratamiento. 

 

15Dic

Los ritmos circadianos

Los ritmos circadianos: ¿De qué manera influyen en nuestra vida?

¿Cómo sabe tu organismo que debe dormir por la noche y levantarse por la mañana? ¿Por qué cuando se acerca el mediodía sientes hambre? ¿Por qué a determinadas horas del día estás más activo que en otras? La respuesta tiene que ver con los ritmos circadianos

Si no sabes de qué hablo y no conoces el efecto tan importante que los ritmos o ciclos circadianos tienen en tu salud, entonces no te pierdas este artículo porque aquí te lo explico.  

¿Qué es el ritmo circadiano?

El ritmo circadiano es un ciclo que se produce de forma natural en el transcurso de 24 horas y que provoca cambios físicos, mentales y de conducta en el ser humano. Estos ciclos están condicionados especialmente por la presencia de luz y oscuridad en el ambiente en el que esté el individuo. Es decir, el cuerpo se adapta al medio ambiente y no el medio ambiente al cuerpo. 

El núcleo supraquiasmático, es el encargado de absorber y procesar todos los cambios medioambientales a los que nos exponemos en un periodo de 24 horas. En este proceso influye no solo la luz y la oscuridad sino también la rotación de la tierra y los cambios de estaciones. 

Gracias a los ritmos circadianos, nuestro organismo experimenta cambios de manera constante, por ejemplo, la frecuencia cardíaca, los niveles hormonales, la liberación de líquido a través del sudor, alteraciones en la presión sanguínea, entre otras cosas. 

¿Por qué se alteran los ritmos circadianos?

Cabe destacar que una parte de la población humana sufre de trastornos circadianos, esto como consecuencia afecta la calidad del sueño. En muchas ocasiones, la persona no puede dormir a las horas que corresponde ya que no hay una sincronización entre las horas de sueño y vigilia. ¿A qué se debe esto? A alteraciones del ciclo circadiano. 

Los cambios en el ritmo circadiano son producidos por algunas razones, por ejemplo, la sincronía forzada que se da cuando se tiene un trabajo nocturno que exige cambiar los hábitos de sueño, pero también ocurre cuando se va de viaje a otro lugar con un huso horario diferente, como ocurre cuando se va de un continente a otro. 

Además, influyen los factores externos como el cambio de estaciones, la intensidad de la luz y las variaciones en la misma. No obstante, en otros casos se debe a desórdenes biológicos que alteran los ciclos normales del día.

¿El ritmo circadiano es lo mismo que reloj biológico? 

Aunque existen muchas similitudes entre ambos, el ciclo circadiano y el reloj biológico son términos diferentes. El ritmo circadiano es el encargado de producir y adaptar los cambios biológicos en nuestro organismo de acuerdo a los factores externos como la rotación de la tierra y la presencia o ausencia de la luz. 

En cuanto al reloj biológico, este es el encargado de controlar y regular los ritmos circadianos para que nuestro organismo fluya en armonía y tenga un óptimo funcionamiento. El reloj biológico también es el encargado de influir en actividades tan sencillas y comunes como lo es el alimentarse, dormir, etc.

Al igual que el ritmo circadiano, el reloj biológico se puede alterar por ciertas conductas o al cultivar malos hábitos. Por ejemplo, cuando pasamos por alto los avisos de nuestro organismo sobre la necesidad de consumir alimentos, estos hábitos se descontrolan y pueden producir una alteración en el reloj biológico.

¿Por qué el ciclo circadiano es importante para la salud? 

El funcionamiento correcto de nuestro cuerpo depende básicamente de la rotación de la tierra. Estamos a disposición de un ciclo de 24 horas al que nuestro cuerpo responde a los cambios exteriores como la luz, la oscuridad, el clima y otros factores. 

Los ritmos circadianos influyen en aspectos tan comunes como las ganas de comer, nuestra presión arterial, la necesidad de dormir o mantenernos despiertos, e incluso se liberan hormonas que varían de acuerdo a los factores externos que ya he mencionado. Por ejemplo, algunos estudios demuestran que el organismo es más propenso a liberar hormonas del estrés (cortisol) durante la mañana que en el transcurso del día. 

Además de esto, nuestro coeficiente intelectual dependerá en parte de los ritmos circadianos, ¿cómo es esto posible? Esto sucede porque de forma automática nuestra temperatura corporal se preparará para las actividades que vayamos a realizar, ya que es la mejor manera de procesar las instrucciones que el cerebro recibe. 

Otra razón por la que los ciclos circadianos son importantes, es que tienen que ver con la salud. Las personas que presentan problemas con el ritmo circadiano son más propensas a padecer de enfermedades como el cáncer, diabetes, hipertensión, insomnio e insuficiencia cardiaca.

¿Cómo puedes mejorar tu ciclo circadiano?

Si bien es cierto que el ciclo circadiano depende de muchos factores externos, también hay muchas actividades y acciones que puedes realizar para lograr mejorarlo. Para ello, pon en práctica estos sencillos consejos:

Es imprescindible mantener buenos hábitos de sueño, es decir, es recomendable que duermas a la misma hora todas las noches, para que así tu organismo se adapte y no se cree un desorden del sueño.

Por otro lado, es importante cuidar la alimentación y en especial los momentos en los que ingieres alimentos. Cuando tu ritmo circadiano funciona correctamente, el organismo exige que te alimentes unas tres veces al día,( + dos accesorias) a las mismas horas, en un ciclo de 24 horas. 

El ciclo circadiano es controlado por un área del cerebro, por lo que es importante mantener este órgano tan importante fortalecido para que funcione a cabalidad. Una forma de hacerlo es tomando el sol todas las mañanas, de esta manera, tu piel absorberá la vitamina D que este le proporciona y te dará la sensación de frescura, además, proporcionará la energía que tu cuerpo necesita para estar activo. 

Por otro lado, mantenerte relajado es fundamental, ya que cuando expones tu  cuerpo constantemente al estrés, el organismo se resiente y en especial la calidad del sueño se ve afectada, por eso, es recomendable practicar técnicas de relajación y hacer ejercicio constantemente.

05Dic

Sed o hambre, ¿Cómo diferenciarlas?

Sentir sed o hambre es normal pues ambos son procesos naturales de nuestro cuerpo que funcionan como alarma para recordarnos que nuestro organismo carece de nutrientes o del vital líquido, es decir, de agua. No obstante, en ocasiones, confundimos ambas sensaciones.

Te preguntarás, ¿Cómo es posible que se pueda confundir la sed con el hambre?, ¿se pueden diferenciar? En este artículo encontrarás las respuestas a esas preguntas. Comencemos.

¿Qué es la sed?

La sed no es más que una alerta que nos envía nuestro cerebro para que prestemos atención a la hidratación de nuestro cuerpo. Cuando sentimos sed es porque ya hemos perdido aproximadamente el 3% del líquido de nuestro cuerpo. Cuando esto sucede, la concentración de sodio se incrementa y la sangre se vuelve densa.

La sed se produce por diversas razones, por ejemplo, cuando sometemos nuestro cuerpo a rigurosas rutinas de ejercicios que nos hacen sudar o cuando nuestra alimentación no es equilibrada y rica en verduras que nos proporcionen líquido. También, se produce por procesos naturales como la transpiración, la orina y las heces.

¿Qué es el hambre?

El hambre es una sensación que constantemente está presente en nuestro día a día. El hambre o ganas de comer, es una reacción natural de nuestro cerebro cuando percibe que nuestro cuerpo no está recibiendo las calorías y nutrientes adecuados. Cuando ocurre esto, nuestro rendimiento físico disminuye, así como la fuerza y energías para realizar las actividades diarias.

La necesidad de ingerir alimentos puede aparecer cuando no tenemos una buena rutina alimenticia y por ende nos saltamos comidas. Hacer ejercicios constantemente, llevar una vida laboral muy agitada y estresante también influye e incrementa la necesidad de ingerir alimentos, debido a que este tipo de actividades consumen los nutrientes que proporcionan las comidas.

¿Cómo saber si tengo sed o hambre?

Aunque consumir agua y alimentos son actividades básicas con las que todos estamos muy familiarizados, sorprendentemente podríamos confundir estas dos necesidades. ¿Cómo es posible esto? Porque ambas sensaciones son muy similares y en muchos casos también se presentan de formas sutiles.

Sin embargo, es importante que aprendamos a distinguir la una de la otra. Te mostraré a continuación algunas formas de lograrlo.

Como ya he mencionado, sentimos sed cuando el proceso de deshidratación ya ha comenzado, es por eso que para identificar que lo que en verdad estás sintiendo es la necesidad de consumir agua, debes prestar atención a los siguientes síntomas; dificultad para concentrarte, dolor de cabeza que normalmente es leve pero que en ocasiones se agudiza, debilidad e incluso mareos.

Cuando sentimos hambre, los síntomas pueden ser similares a los de la sed, sin embargo, estos varían. Por ejemplo, muchos relacionan el sonido o gruñir de las tripas con la necesidad de consumir alimentos, y es cierto, esta es una de las señales, pero no es la única.

Al tener hambre nuestras energías se debilitan, así como las ganas de realizar diferentes actividades que requieran fuerza física o concentración. Además de eso, se puede experimentar un dolor de cabeza, mareos y hasta mal humor.

Es importante que comprendas que alimentarse o consumir agua no son actividades que se deben hacer al azar o esporádicamente, ya que de estos dos factores depende en gran parte la calidad de nuestra vida. Por eso, mantén una buena dieta e ingerir como mínimo 8 vasos de agua al día, aumentando la cantidad si se realizan actividades que consuman mucha energía.

Así que, evita sentir sed para consumir agua y experimentar los síntomas de hambre para alimentarte. Lo mejor es que tengas un horario para las comidas y que te esfuerces por no saltarte ninguna de ellas. Además de eso, evita consumir alimentos por diversión o tomarlo como un pasatiempo, ya que hacerlo así será contraproducente.

¿Por qué es importante no confundir la sed con el hambre?

Cuando se confunden estas dos necesidades básicas de nuestro organismo nos exponemos a malos hábitos alimenticios e incluso a enfermedades como el sobrepeso, problemas de azúcar y otras enfermedades metabólicas. ¿Por qué?

Muchas veces, cuando tenemos sed creemos que lo que nuestro cuerpo pide es alimentos, por lo que terminamos consumiendo más alimentos de los necesarios e incluso azúcares que no proporcionan ningún beneficio.

Puede ser que a veces aun acabando de comer, sientas hambre, ¿por qué sucede eso? Porque en realidad no es hambre lo que sientes sino que tu cuerpo se está deshidratando. Por lo tanto, cuando esto pase, es recomendable que tomes un vaso de agua y verás que lo más probable es que a los 5 o 10 minutos las ganas de comer desaparezcan.

¿Por qué cuidar nuestra alimentación y consumir suficiente agua?

Nuestra calidad de vida es sinónimo de una buena alimentación, ya que si tenemos una mala dieta o malos hábitos alimenticios, actividades tan sencillas y comunes, como por ejemplo la jornada laboral, pueden convertirse en todo un desafío. En cambio, cuando tenemos una buena alimentación, nuestro estado de ánimo mejora y en consecuencia aumentan las ganas de hacer cualquier tipo de trabajo o actividad.

Al alimentarte correctamente, tu Índice de Masa Muscular (IMC) mejora, el tejido y las articulaciones se fortalecen, los dolores de cabeza por hambre no están presentes y mucho menos la sensación de debilidad o cansancio.

Por esto, lo mejor es que consumas comidas ricas en nutrientes y equilibradas tres veces al día, en el desayuno, la comida y la cena. También, es recomendable que entre comida consumas algún trozo de fruta para evitar que tu cuerpo sienta hambre.

Por otro lado, cuando consumes la cantidad de agua correcta tu sistema digestivo funciona de forma adecuada. Esto lo notarás en las heces y en la orina, ya que cuando tomas suficiente agua esta última tiende a ser de color amarillo claro y no oscuro. Otro beneficio de mantenerte hidratado es que la sangre circula con facilidad y por ende los problemas circulatorios disminuyen.

En resumen, recuerda siempre que tomar agua y consumir alimentos no es algo que se deba tomar a la ligera, por eso, lo mejor es aprender a diferenciar cada necesidad de la otra para así poder darle a tu cuerpo lo que pida y contribuir con su óptimo funcionamiento.

30Nov

Importancia del desayuno y el sueño

Todos sabemos que es necesario comer a primeras horas del día y dormir lo suficiente por la noche, pero, ¿realmente qué tan relevantes son estas dos actividades cotidianas en nuestra vida?, ¿cuál es la importancia del desayuno y el sueño?, ¿cómo mejorar nuestros hábitos a este respecto?

En este artículo sintetizó para ti las respuestas a estas preguntas. Échales un vistazo.

¿Qué es un desayuno?

Al dormir por la noche, nuestro cuerpo ayuna o deja de recibir alimentos durante muchas horas hasta el momento en el que nos levantarnos e ingerimos el desayuno, es decir, la primera comida del día.

Los alimentos que consumimos en las mañanas son muy importantes, de hecho, podría decirse que estos influyen completamente en nuestro día. El desayuno es la comida encargada de activar nuestro sistema digestivo así como el resto de nuestro organismo.

¿Qué alimentos debe incluir un desayuno de calidad?

Los asesores nutricionales recomendamos un desayuno equilibrado que proporcione al cuerpo un 20% de las calorías del día . Estás puedes conseguirlas en infinidades de alimentos, por ejemplo, puedes comer avena, pan, galletas o trigo.

Las frutas son recomendables ya que estas proporcionan mucha fibra, son bajas en calorías y llenan. Por lo tanto, podrías acompañar un trozo de alguna fruta (preferiblemente que sea baja en azúcares) con un vaso de té, leche o jugo, y su respectiva porción de cereal y lácteos.

Debes cuidar la cantidad de alimentos que consumas para que así tú desayuno no sea contraproducente, para esto evita las grasas saturadas y en especial no sobrepases las  calorías que tú puedes consumir en la mañana.

Por supuesto, la mejor forma de tener un desayuno apropiado es siguiendo las recomendaciones de un asesor nutricional,  que te elabore el menú ideal para ti y tus necesidades particulares.

¿Por qué es importante el desayuno?

Como asesor nutricional, he comprobado que el desayuno no solo es indispensable, más que eso, es la comida más importante del día.

Esto es así por muchas razones. Para empezar, al despertar, tu organismo lleva de 10 a 13 horas sin recibir nutrientes y vitaminas y la reserva de estos las consume el cuerpo mientras duermes, es por eso que saltarte el desayuno supone someter a tu organismo a un sobreesfuerzo para poder darte las fuerzas y energías que el mismo necesita para poder realizar las actividades cotidianas.

Un desayuno equilibrado puede proporcionarle a tu cuerpo el calcio, los nutrientes y las vitaminas que requiere. La energía que el desayuno proporciona sirve como complemento para la que brindan el resto de las comidas y más que eso, permite que el organismo las procese efectivamente.

Como mencioné antes, saltarse el desayuno equivale a someter al organismo a un esfuerzo arduo y riguroso por promocionar fuerzas y energías, esto a su vez afecta de forma negativa el sistema circulatorio ya que desestabiliza el azúcar en la sangre. Como consecuencia, pueden experimentar debilidad y mareo e incluso problemas para concentrarse o rendir intelectualmente.

¿Qué es el sueño?

El sueño es un proceso muy completo al que sometemos a nuestro cuerpo y cerebro siempre que dormimos.

El sueño permite que el cuerpo humano pueda mantenerse sano, proporciona estabilidad emocional e incluso permite que podamos procesar toda la información nueva a la que nos exponemos diariamente.

Cada una de las 5 etapas del sueño: adormecimiento, sueño ligero, transición, sueño profundo y REM; tienen su función, por lo que interrumpir alguna de ellas afectará de cierto modo la calidad de nuestro día.

La cantidad de horas que los seres humanos deben dormir varía dependiendo de la etapa de crecimiento en la que estemos. Por ejemplo, un bebé que apenas ha nacido debe dormir entre 16 y 18 horas, niños en edad preescolar 11 a 12 horas, en edad escolar 10 horas, los jóvenes unas 9 a 10 horas y los adultos unas 7 u 8 horas al día.

¿Por qué es importante el sueño?

Dormir es una actividad tan común y natural en los seres humanos como la de comer, sin embargo, muchos desestiman la importancia que tiene el sueño en la calidad de vida.

En principio, dormir bien influye en nuestro estado de ánimo, ya sea de manera positiva o negativa. Cuando no dormimos la cantidad de horas que nuestro cuerpo necesita, nuestro día estará cargado de molestia, amargura e incluso frustración. Esto sucede porque nuestro organismo no descansa lo suficiente, por lo que se resiente y nuestra capacidad de concentración se ve sometida a prueba lo cual nos frustra e incluso genera depresión o ansiedad.

Por otro lado, no dormir bien afecta nuestra salud, ¿Cómo es posible esto? La razón es que mientras dormimos no solo nuestro cuerpo descansa sino que además se encarga de producir diferentes tipos de hormonas que nuestro cuerpo necesita para funcionar de manera óptima durante el día. Hormonas que influyen en nuestro crecimiento, energía y estado de ánimo.

Por si fuera poco, la calidad de nuestro sueño determinará en gran parte el estado de nuestra salud, ya que al no tener una buena rutina de sueño estamos más propensos a sufrir de enfermedades cardíacas como la hipertensión.

¿Cómo mejorar los hábitos al dormir?

Dormir bien es tan importante que todos debemos prestar la debida atención a nuestros hábitos de sueño y mejorarlos en caso de que sea necesario. Si no sabes cómo hacerlo, échale un vistazo a los siguientes tips que a continuación te muestro.

  • Dale el uso correcto a la cama: Debemos educar a tu cerebro y la mejor forma es evitando usar la cama para actividades como comer o trabajar, pues esto puede crear confusión y hacer que sea más difícil dormir.
  • Comidas y bebidas: Si quieres dormir plácidamente, debes prestar atención a los alimentos que consumes antes de dormir. Estos deben ser ligeros, de lo contrario tu cerebro estará demasiado activo. Lo mismo pasa con las bebidas, por eso, lo mejor es evitar la cafeína o bebidas energizantes.
  • Habitación acogedora: Tener tu habitación con la temperatura y luz adecuada y libre de ruidos molestos, contribuirá a que puedas dormir cómodamente ya que tu cerebro comprenderá que ha llegado el momento de descansar.
  • Relájate antes de dormir: Evitar someter tu cuerpo a estrés antes de dormir y haz algo que te relaje, por ejemplo, toma un baño.

Ahora que conoces la importancia de tener un buen desayuno todos los días y cultivar adecuados hábitos al dormir, pon en práctica los consejos que he compartido contigo para cada caso. Recuerda que si necesitas más orientación al respecto, puedes ponerte en contacto conmigo.

Las comidas NutriCare son equilibradas, con una densidad calórica baja y una alta densidad nutricional,  te ayudan a empezar el día de  en condiciones más óptimas para un mayor rendimiento físico e intelectual, y evitar cometer errores alimenticios  en las siguientes comidas.

Navegación de entradas

Sí, estoy interesado
Quiero más información sobre las dietas
Hola! ¿Estás interesado/a en algún plan nutricional? Consulta sin compromiso.