10Nov

¿Te has preguntado alguna vez qué es el estrés oxidativo, cuáles son sus síntomas y de qué forma prevenirlo? Entonces, este artículo es de tu interés porque aquí te explico de forma sencilla estos conceptos.

Para empezar, debes saber que el estrés oxidativo es un proceso natural por el que pasa el oxígeno que inhalamos para producir los radicales libres que contribuyen al funcionamiento del organismo, sin embargo, cuando no se expulsa sino que se acumula, es contraproducente y es ahí donde se habla de este como una enfermedad.

¿Qué es el estrés oxidativo?

Todos sabemos que el oxígeno es indispensable para la vida humana, sin embargo, pocos conocen el complejo proceso por el que pasa el oxígeno en nuestro cuerpo.

Básicamente, el oxígeno que inhalamos constantemente es el encargado de que las células de nuestro cuerpo funcionen correctamente. El resto del oxígeno pasa por otro proceso para convertirse en radicales libres, que son los encargados de estabilizar el organismo.

Luego de cumplir esa función, los radicales libres deben ser desechados de forma natural, sin embargo, no siempre el proceso termina su ciclo, sino que más bien, quedan almacenados en el cuerpo, lo que a su vez genera lo que conocemos como estrés oxidativo.

Básicamente, cuando esto sucede, las células sufren daños, lo que produce el envejecimiento prematuro y enfermedades como el cáncer, trastornos neurodegenerativos, cardiovasculares, entre otros.

¿Qué causa el estrés oxidativo?

La principal causa por la que se produce el estrés oxidativo es que los radicales libres no terminan su proceso sino que se quedan almacenados en el cuerpo produciendo daños graves en el organismo y en las células del individuo.

Sin embargo, existen otras causas comprobadas que también influyen. Entre ellas están las siguientes:

  • Mala alimentación: La alimentación cumple un papel clave para mantener una buena nutrición, pero para lograr esto es necesario tener una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales. Cuando la alimentación es escasa o no es la apropiada, el cuerpo no produce los antioxidantes que él mismo necesita para combatir los radicales libres.
  • Falta de antioxidantes: Los antioxidantes básicamente son los encargados de prevenir la oxidación de otras moléculas y en este caso también, los responsables de eliminar los radicales libres luego de que cumplen con su función positiva en el organismo. Por lo tanto, cuando estos no son suficientes, comienza el deterioro de las células debido a que no se desechan los radicales libres.
  • Actividad física extrema: El ejercicio equilibrado resulta en beneficios incontables para la salud, sin embargo, cuando se pasa al extremo de realizar ejercicios que requieran de un desgaste físico excesivo y riguroso, es contraproducente porque el oxígeno que se consume está muy por encima del apropiado y es ahí cuando entonces se genera el estrés oxidativo.
  • Factores externos: Otros factores que pueden contribuir al desarrollo del estrés oxidativo son el consumo de sustancias tóxicas como los tabacos, las drogas o el ingerir alcohol en exceso. Por otro lado, la contaminación ambiental y la exposición excesiva al sol influyen potencialmente en la generación de esta condición.

¿Cómo saber si tengo estrés oxidativo?

Los síntomas que ocasiona esta enfermedad son un reflejo del daño que está sufriendo el organismo al poseer los radicales libres de manera continua.

A continuación, te muestro una lista con algunos de los principales síntomas que experimentan quienes padecen de esta afección y que te permitirá determinar si la sufres. Aunque por supuesto, lo mejor es que consultes a un especialista.

  • Dolor articular: El dolor en las articulaciones normalmente es un efecto secundario provocado por una enfermedad, en este caso, por el estrés oxidativo. Se caracteriza por dolor en algunas áreas del cuerpo como las manos, muñecas, tobillos o rodillas. En muchos casos no solo se experimenta dolor sino también rigidez o inflamaciones.
  • Envejecimiento prematuro: Todos sabemos que vamos a envejecer, sin embargo, cuando se padece de esta afección los pacientes están propensos a sufrir de envejecimiento prematuro y no solo aparecerán las arrugas sino que además, podrían empezar a sufrir de alguna de las enfermedades que acompañan la vejez.
  • Insuficiencia cardíaca: La debilidad cardíaca es otro de los síntomas frecuentes en los pacientes que sufren de estrés oxidativo, ya que el sistema cardiovascular se debilita. Además, se ve afectada la presión arterial porque las células no trabajan de la manera correcta, lo que genera debilidad muscular y cardíaca.
  • Alteraciones en el sistema nervioso central: Debido a que con el estrés oxidativo se ven afectadas las células, incluidas las cerebrales, también se pueden llegar a experimentar problemas con la memoria, como dificultad para recordar ciertas cosas, inestabilidad y desequilibrio.

¿Cómo se puede prevenir el estrés oxidativo?

Así como existen muchos factores que producen estrés oxidativo, también hay distintas maneras de prevenirlo.

Buena alimentación

Consumir alimentos ricos en enzimas, vitaminas, minerales y diferentes tipos de antioxidantes, son indispensables para prevenir el estrés oxidativo, es por eso, que debes esforzarte siempre por mantener una dieta rica y equilibrada.

Es importante que consumas verduras, cereales, legumbres y frutas para que tu cuerpo pueda producir los antioxidantes que necesita para contrarrestar los radicales libres negativos que estén en tu cuerpo y para que así puedas evitar daños a las células.

Para conocer la dieta más adecuada para ti, puedes ponerte en contacto conmigo para realizarte un informe con programa personalizado, para proporcionarte un régimen alimenticio que contribuya a tu bienestar.

Una rutina de ejercicios

Ejercitar el cuerpo diariamente es provechoso para la salud, por lo tanto, debes mantener una buena rutina de ejercicios para que tus músculos y articulaciones se fortalezcan. Además, con la actividad física se activan las defensas que funcionan como antioxidantes.

Suplementos nutricionales

Trabajo con suplementos alimenticios de alta densidad nutricional, equilibrados en vitaminas y minerales y antioxidantes que tu cuerpo necesita.

En resumen, la mejor forma de prevenir el estrés oxidativo es cuidando tus hábitos alimenticios y siguiendo una rutina de ejercicios adecuada, con esto, podrás disfrutar de una mejor calidad de vida y mantenerte siempre saludable.

Cómo disminuir el estrés oxidativo

Existen sistemas de defensa antioxidantes que contienen enzimas y moléculas antioxidantes que previenen el deterioro oxidativo. La enzima SOD,( Superóxido Dismutasa), es el mejor escudo para la oxidación. Desempeña un papel esencial para prevenir el estrés oxidativo, es el primer agente antioxidante capacitado para controlar la creación de las especies reactivas de oxígeno y prevenir la oxidación celular. Mejora el trabajo del sistema inmunitario.

El organismo humano produce esta enzima, y a medida que nuestra edad avanza, se va perdiendo, también por la actividad física por lo que es importante reforzarlo desde fuera acompañado de una dieta sana y equilibrada. Esto favorece a aumentar la capacidad antioxidante y ganar la ofensiva de los radicales libres.

Nutridense Plus, alimento funcional de Nutricare : Ayuda a frenar el envejecimiento celular y refuerza el sistema inmunitario, por su extraordinaria fórmula protectora del sistema inmunológico y su acción antioxidante, con resultados probados y basados en argumentos científicos, que proporcionan sus 2 nutrientes principales: la SOD (SuperÓxido Dismutasa) y el LACTOSERUM.

Estudio científico realizado por el Departamento Médico de NutriCare a Clientes durante 1 mes.

https://www.nutricare.es/wp-content/uploads/2017/12/nutridefense-estudio-clientes.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?